¿Escribes para la web? Echa un vistazo... (I)

Uno de los principales inconvenientes que encontramos a la hora de crear una web es la de introducir el contenido. Necesitamos un contenido que sea capaz de vender nuestro producto o servicio, y no muchas personas son capaces de hacerlo.

Si eres una de esas personas, tranquilo, no eres el único. Para muchos dueños de pequeños negocios y de webs, el copywriting es un verdadero dolor de cabeza. Una posibilidad es pagar para que un profesional lo haga, para que cree el contenido perfecto para tu web, pero en la mayoría de los casos, es un “gasto” al que no están dispuestos a hacer frente. La alternativa es contratar a alguien más barato (recuerda siempre que tienes lo que pagas) o escribirlo tú mismo.

Este es el proceso que genera stress en mucha gente. La confusión a menudo va unida al término “copywriter”, lo que significa que, si escribes, vas a estar bloqueado antes de empezar.
El copywriting es crear piezas de contenido usando palabras estratégicamente que genere la acción en los usuario. Aunque esto es complicado, afortunadamente, con mucha práctica y trabajo, podemos llegar a aprender a escribir para la web siguiendo unos pasos.

El reto es crear un funnel para nuestra web de manera que podamos atraer suscriptores y/o vender nuestros productos o servicios. Esto significa que nuestro objetivo es instar a los usuarios a que realicen una acción.

Pero, ¿cómo lo hacemos?

Lo primero que necesitamos es un título pegadizo. Pensemos que, de media, los titulares se leen cinco veces más que el mismo artículo. El título es lo que llama la atención del usuario, esté donde esté, es decir, que tienes dos segundos para enganchar al usuario.

Para ello, necesitamos conocer a nuestra comunidad y a nuestra audiencia. Recuerda que el contenido lo creamos para ellos, con lo que tenemos que ser certeros a la hora de ofrecer la promesa de encontrar lo que los usuarios van a encontrar. También necesitamos optimizar ese contenido para el posicionamiento web, lo que significa que necesitamos conocer cuáles son nuestras palabras claves y usarlas en los títulos, al mismo tiempo que hay que hacerlos breves y descriptivos, usando palabras que sean atrayentes y, por supuesto, que sea relevante.
Necesitamos contar una historia.

El storytelling es una herramienta poderosa si lo usamos bien en nuestros copys. Los usuarios no se hacen fans de un negocio, sino de una cultura, un ideal o una persona porque la historia conecta con ellos.
Cuando contamos historias para ejemplificar un aspecto, encendemos las partes más sensoriales de nuestro cerebro, algo que podemos usar si hemos pasado por lo que cuenta la historia. El resultado, la creación de un mayor engagement.

Las historias evocan emoción y nos traen recuerdos o sentimientos, sobre todo, si hemos pasado por ellas.
Las cinco principales preguntas que debemos hacernos son quién es nuestro público objetivo, qué temas son interesantes para nuestra audiencia, cómo puede convertir estos temas en información útil y entretenida, cómo podemos integrar mi filosofía de empresa y emociones en contenidos y qué tipo de historia encaja mejor con nuestro negocio. Por otro lado, podemos usar nuestras historias en el email, en social media o en blogs.

2 thoughts on “¿Escribes contenido para la web? Echa un vistazo… (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *