¿Escribes para la web? Echa un vistazo... (I)

Como ya decíamos en la primera parte de este post, escribir para la web no es lo mismo que hacerlo para cualquier otro medio, puesto que requiere hacerlo de una manera particular para este, siendo en todo momento directos y huyendo de artificios. No olvides que tenemos pocos segundos para capturar la atención del usuario antes de que abandone nuestra página web.

Así, a los consejos que ya dábamos antes podemos añadir otros más.

Permítenos hacerte una pregunta, ¿lees cada palabra de todo lo que empiezas a leer? La cuestión es que hoy en día nos bombardean con información de todo tipo, relevante y no relevante, y es casi imposible abarcarlo todo. Por eso es buena idea hacer tu contenido fácil de escanear haciendo lo siguiente:

  • crear puntos o listas numeradas
  • usar viñetas
  • utilizar Títulos y Subtítulos
  • usar distintos formatos, tales como subrayados, cursiva o colores distintos
  • romper el texto con imágenes
  • variar la longitud de las oraciones y los párrafos.

Es posible que seas un experto en gramática, pero tu copy, definitivamente no es el mejor sitio para demostrarlo. Aléjate lo más posible del lenguaje pomposo y redundante, y, en vez de eso, usa un lenguaje claro y lo más simple posible. La idea es que escribas de forma coloquial, pero ojo, no vulgar. Tampoco uses una jerga que no conozca tu usuario, y, por supuesto, ni se te ocurra ser muy corporativo. No confundas a tus lectores.

En internet y en las redes sociales hay que ser positivo y transmitir esa positividad. Cuando hablamos o escribimos en negativo, el cerebro lo recuerda, y, en términos de copy, esto implica evitar lenguaje negativo. En vez de decir “no pierdas tráfico web valioso” dale la vuelta a lo positivo y dí “haz que tu tráfico web crezca”. Esto hará que se te recuerde mejor.

Por otro lado, crear sensación de urgencia o exclusividad es una táctica muy poderosa y efectiva cuando haces marketing. La sensación de urgencia es aquella en la que el usuario siente que debe actuar rápido para no perder una oportunidad.

También funciona muy bien crear sensación de que hay pocas unidades, por lo que el usuario siente que tiene que actuar antes de quedarse sin la posibilidad de adquirir/contratar el servicio. Y si a esto le añadimos el toque de la exclusividad, lo mejoramos mucho más. En este caso, se trata de hacer sentir que la oferta solo es para determinadas personas.

Todas estas tácticas de copywriting se basan en las necesidades humanas y en sus inseguridades. Nadie se quiere perder nada, y todos queremos pertenecer a un grupo de gente especial. Por ello, tenemos que tener especial cuidado en que lo exclusivo no se convierta en excluyente.

Como hemos dicho antes, el tono conversacional es fundamental, lo que significa que debes usar un tono cercano y directo.

Debes pensar que las emociones juegan un papel muy importante en la decisión de compra, por lo que hacer sentir al usuario que está haciendo lo correcto al comprarte es imprescindible, para lo que puedes usar estadísticas o testimoniales en los que otros usuarios cuenten su experiencia positiva contigo.

Por último, usar las CTAs es buena idea, ya que es lo que va a mover a tu usuario a que termine de decidirse a realizar la acción que buscas.

No creas que las llamadas a la acción son obvias o innecesarias, ya que es lo que nos hace actuar, y deben contener los siguientes elementos:

  • Un verbo fuerte como “suscríbete”, “pídelo” o “descarga”
  • Usa la voz del cliente allá donde puedas
  • Transmite emoción o entusiasmo
  • Crea sensación de urgencia

Es difícil controlar el copywriting a la perfección, así que hay que practicar mucho. Recuerda que tienes que apelar a sus necesidades y a su parte emocional. Una vez lo hayas hecho, descubrirás que da resultado.

Si quieres saber más acerca del copywriting, podemos ayudarte. Ponte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *